martes, 27 de junio de 2017

lunes, 26 de junio de 2017

Yo soy Rufo...y no me entrego


A propósito de las tupabandas


>>> La otra historia no oficial

Publicado en Federacion de Bases blogspot


>>> Otro escrito de Perdomo
El Raje PARTE I


No era una orden cualquiera, provenía del propio S2 del Ejército. Obviando simples detalles que NO fueron accidentales, vinimos a vernos en una paradoja histórica en el mismísimo aniversario del Bebe Sendic
.La clandestinidad me cayó encima y encima deseaban caerme toda la cana del paisito, mas buena parte de la izquierda y legiones de fachitos que veían ese cachón que era un regalo, pan comido para los experimentados sabuesos que tan fácilmente habían exterminado a la mas fuerte guerrilla del continente ahora, buscando "al paranoico", que no comprende la etapa y no es capaz de aprovechar los resquicios que nos deja la sociedad burguesa, no comprende en fin, la "etapa de acumulación" ni es capaz de ver los pasos tácticos para llegar a "la revolución" por la vía nunca antes experimentada de la reforma del estado burgués.
Por nuestra parte, (la mía), lo más importante era haber destapado ese compromiso secreto del MLN, con la policía y destapando también lo que estos acuerdos escondían a saber:
Mostrar la cara solidaria hacia los otros movimientos del continente a fin de ir entregándolos uno a uno. Por fin quedaría el camino limpio hacia Palacio, tal como lo requería la gigantesca hipocresía burguesa y se concretaría ,con caras nuevas y de izquierda, todas las bajezas programadas por el movimiento Cívico-Militar, el "plan Amodio" tenia ya el camino limpio de radicales, podría terminarse de consumar la "unidad en la impunidad" atando definitivamente al pueblo de pies y manos.
Tan secreto era esto, que, al no cuajar la discusión "fraterna" de la columna política y el acercamiento al poder hacia la "colina Parlamento", por la simple razón de que no se sabía a ciencia cierta quien era quien dentro del MLN, (mezcla de hipocresía y traición).
Ciertos personajes siniestros optaron por la mentira, la trampa, la jugada sucia y la entrega lisa y llana.Pudieron gracias a la prensa, convertida en un clarín de cuartel, colgarme el rotulo de terrorista, rótulo que me apresuro a decir, que ni me preocupa, ni me asusta.
Esto le otorgaba al enemigo el visto bueno para el asesinato y las más viles canalladas, a las que también se sumaron desde el actual presidente, al último integrante del ejecutivo de lo que era el nido de víboras del MLN.
El Presidente, mismo fue quien pidió para encontrarse con este servidor en la clandestinidad Mujica fue compartimentado y trasladado por el mismo Ronny Scarzella, paradojalmente asesinado dos años después de estos sucesos. (El 23 de abril del año 1993, fue emboscado y asesinado nuestro entrañable compañero Ronald Scarzella ¿este crimen va a seguir quedando en el misterio y el olvido?? No nos conformaremos que este caso sea archivado y seguimos pidiendo la investigación a fondo del asesinato de Ronny)
¿Y para que quería verme el hoy Sr. Presidente? Visto que con calumnias y amenazas no podían entregarme al enemigo,me propusieron una canallada ya elaborada entre cuatro paredes por los mismos ortibas que hoy se arrastran a su lado. Proponerme que:
"Perdomo se quedase con la parte organizada y armada mientras "ellos" trabajarían mas tranquilos en la legalidad".
Visto así, sin canalladas, parece un planteo impecable. Mi respuesta fue terminante: “Nosotros nunca trabajamos a nombre de nadie más que de la revolución. Están equivocados y no confío en Uds."
Otro encuentro, termino mucho peor.
Sabíamos que el enemigo los tenía apurados por entregar mi cabeza y sabíamos que el tiempo apremiaba.
La opción fue salirme porque había mucha gente en el medio.
La nota de este señor Alfonso; pudo haberla elaborado del color que quisiera lo cierto es que un día antes del elegido para mi captura pude salir.
Toda la cana del país, formalizaron una reunión con brindis por el triunfo, no solo ellos tenían datos míos (los que yo quería dejarles conocer ,porque iba manejando el tiempo),también yo veía sus burdos movimientos y jamás un policía me aviso nada, puesto que estaban sedientos de venganza.
La soberbia los derroto y también su propia incapacidad. , esta es la absoluta verdad
Y con los otros..., algún día nos veremos cara a cara.


El Raje PARTE II

(Cronología de un periplo hacia la clandestinidad)


1) Nunca pedí refugio en Suecia, sino que llegue a Copenhague, desde allí logre llamar un contacto que me fallo. Llegue no obstante a Suecia, donde pedí una prorroga de mi pasaje para el sur. La propia policía me dice que no salga y que aplique refugio por mi propia seguridad.
2) Un personaje "tapa" del semanario Mate Amargo y mano derecha del secretario general de la socialdemocracia Sueca, aconsejado por Huidobro, se manda un suculento robo empleando las tarjetas bancarias del Partido, llenando un contenedor con valores. La policía frustra el envió al MLN.
Su paradójico nombre es: Julio Serio. Que fue acusado y preso en el 95, en Suecia por "gran estafa, estafa, disposición ilícita, desfalco y robo".
En los mediados de los años 2004, apareció como director de la consultora Inver SA, que representa los capitales en Uruguay de la firma de origen noruego Gabro Stone AS
3) "El Quico" Suarez, (Oscar Suarez Moyano) escupidera del Ejecutivo MLN, es enviado por el Staff, Huidobro de inmediato a Suecia.
4) Jose Calace (protegido del Staff MLN), especialista en torturas durante 15 años en la DNII del paisito, confesión de parte en su libelo "15 años en el infierno", publicado por TAE en 1988, la editorial del MLN, y paradojalmente "refugiado político".
Con este ex torturador se contacta "El Quico", con la consigna de poner en alerta a sus militantes sobre el peligroso terrorista "Perdomo".

"El Quico" Suarez, es expulsado por alguna la gente y recibido por otras que me avisan que el "plan enchastre", salió publicado en "El País" de Madrid. (Y que tengo en mi poder).
Jose Lorenzo Calace Peñalva, es un ex agente de la Dirección de Información e inteligencia, policial que ingresó a esa fuerza en marzo de 1973 y estuvo trabajando hasta 1987, cuando tuvo un problema relacionado a unos mafiosos italianos que lavaban dinero en Uruguay...

5) "Sorpresas nos da la Vida":
Un Sr. Sueco, con vinculaciones ministeriales, me hace la siguiente pregunta:( en verdad “porque el mundo es chico") .-me dice;
- "Como es que Mauricio Rosencof habiendo sido "rehén" se casa con Maria Rosa Kaufmman y la presenta pidiendo refugio en Suecia, siendo ella ahijada de uno que es General y fue dictador en Uruguay y como es eso que la quieren matar?". .
-Le respondí: " el Ruso Rosencof es colaborador de los milicos del Uruguay y ese General es; Gregorio Goyo Álvarez".- "ahhh! con razón",.
Las afirmaciones de Rosencof; sobre la matanza de los fusilados de Soca surge de una entrevista, hecha por un periodista donde el declara una versión hasta ese entonces poco o nada conocida, esa información la obtiene Rosencof de la propia Kauffman, y tienen ese origen, Kaufmman, tiempo después se suicidó).
6) Decido viajar a Nicaragua con la finalidad de encontrarme con los compas de la "columna Internacional", enviados por mi mismo a ese país a través del MLN, enredados por otra de las tantas mentiras internas a cargo del "ingenioso" Marenales (asesor de los milicos del Florida para la entrega del Bebe).
Llegado a Managua por compas Salvadoreños, me trasladan a Chinandega , vuelto a
Managua contacto con gente de la oficialidad del ejercito Nica; entreverados por entregas y traiciones, de Tomás Borges y los hermanos Daniel y Humberto Ortega, ( este ultimo estratega de la despolitización del ejercito nica), la violación de Zoilamérica Narváez Murillo y las entregas de las armas y berretines como el de "Santa Rosa" en Managua, además de los nombres de los integrantes de la columna internacional.
Todo va a parar a las manos del insaciable Embajador norteamericano.
Pido contactarme con el responsable de los uruguayos, el jefe de policía pregunta por mí y por el nombre del responsable uruguayo. Satisfecha su consulta me entregan la dirección de la casa del "Chana" personaje que vive como un rey con su flamante 4x4 y hermosa casa llena de rejas dentro de la inmensa miseria del pueblo Nica.
Yo conocía a ese personaje desde Uruguay. El "Chana" tiene cargo de oficial del ejercito. Me promete contactarme con los compas; me pide unos días, consulta con MLN en Uruguay y me bloquea los encuentros, nunca mas se dejo ver.
Recibo un aviso de Europa:
Un “amigo” del MLN plantea mandar sicarios a asesinarme, ese amigo del MLN... es Enrique "Cachete" Espert (Espert, Paco Casal y Juan Salgado, vemos que con el paso de los años son cada vez mas “íntimos” de las dos administraciones frenteamplistas)
Escribo a Z (Zabalza), diciéndole que los enviados serán tratados "en la forma adecuada"

7) Regreso a Europa vía Moscú, un oficial "soviético" no me permite embarcar, me ayuda una amiga cubana con su perfecto ingles, que viaja rumbo a Alemania. Entro nuevamente en Suecia.
Allí pido para vivir en Cuba, los cubanos me piden un informe escrito, lo hago corto y digo que prefiero me pregunten. Nueva consulta a Montevideo, no me permiten pasar a Cuba sino tan solo un mes.
En medio de esto hay una llamada rara a un amigo donde le preguntan si conoce mi teléfono, o mi dirección (cosa que nunca daba a nadie); dice quien llama que es mi "amiga cubana “y que hace días que no voy a visitarla que esta preocupada por mi salud, y (un sugestivo detalle) le dicen que yo soy "muy puntual".
No tengo dudas que es la cana, las llamadas se repiten a conocidos y amigos. Siempre de "la novia cubana"
8) El Juez Jorge Imas de Uruguay firma el pedido de extradición para interpol, en un sobre me entregan el pedido con los cargos que me hacen desde Uruguay el informe dice: "Secreto".
La policía Sueca no acepta mi extradición paran, por pedido mío, las llamadas "misteriosas" como protección adicional me ofrecen el tel. , del jefe de la "CEPO" sueca equivalente a la CIA.
9) Los milicos ofrecen mandar al ladrón común, Julio Serio a cambio de que me entreguen a mí. Los suecos los ignoran.
10) Pido para venirme a Canadá, me entrevista la embajadora que viaja a Suecia desde Inglaterra. Me prometen en 15 días solucionar (si no surgen problemas) mi reunificación con mi familia que ya hace años esta refugiada en Canadá, pasan 3 meses.
Decido borrarme porque el seguimiento no termina, debo viajar con documento yuto después de terminar mi libro "YO SOY RUFO Y NO ME ENTREGO" que ya tenia bien avanzado. Un compa me acompaña contra mi voluntad hasta que paso migración sueca, llanto y abrazos.
Llego a Canadá sin aviso previo.

Ricardo Perdomo





Los civiles de la dictadura




La política de terrorismo de Estado aplicada en Uruguay durante la dictadura, no fue obra de cuatro fanáticos y genocidas. Fue producto de una muy planificada acción contra nuestro pueblo, donde participaron y fueron ideólogos una cantidad muy grande de civiles.
Decenas de hombres ocuparon altos cargos de gobierno desde 73 al 85. Como contundente ejemplo baste decir que tres civiles fueron presidentes de la República en ese negro período. Hubo médicos cómplices -que extendieron certificados de defunción falsos- y grandes empresarios que denunciaron a sus trabajadores.
En estos días donde algunas luces aparecen en el horizonte y se vislumbra que al fin se hará justicia con quienes fueron violados en sus derechos humanos, vale la pena dar a conocer los nombres de los que intervinieron en aquella orgía de terror y muerte. La lista de civiles es tan amplia que, en esta recopilación de datos, sin ninguna duda existen no pocas omisiones.
Poder Ejecutivo:
  • Presidentes: Juan María Bordaberry, Alberto Demicheli y Aparicio Méndez.
  • Secretaría de la Presidencia: Álvaro Pacheco Seré, Luis Vargas Garmendia y Ángel Mario Scelza.
  • Ministerio de Defensa: Walter Ravena y Justo M. Alonso.
  • Ministerio de Relaciones Exteriores: Juan Carlos Blanco, Alejandro Rovira, Adolfo Folle Martínez, Estanislao Valdés Otero y Carlos Maeso.
  • Ministerio de Economía y Finanzas: Moisés Cohen, Raúl Pazos, Alejandro Vegh Villegas, Valentín Arismendi y Walter Lusiardo.
  • Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca: Benito Medero, Héctor Albuquerque, Julio Aznárez, Estanislao Valdés Otero, Jorge León Otero, Juan Carlos Cassou, Félix Zubillaga y Carlos Mattos Moglia.
  • Ministerio de Trabajo: José Enrique Etcheverry Stirling, Marcial Bugallo, Carlos Maeso y Luis A. Crisci.
  • Ministerio de Educación y Cultura: Edmundo Narancio, Daniel Darracq, Raquel Lombardo De Betolazza, Juan Bautista Schoeder y Armando López Scavino.
  • Ministerio de Industria y Energía: Luis Meyer, Adolfo Cardozo Guani, Francisco Tourreilles, Juan Chiarino Rossi y Felisberto Ginzo Gil.
  • Ministerio de Salud Pública: Juan Bruno Iruleguy, Justo M. Alonso, Antonio Cañellas y Luis Givogre.
  • Ministerio de Transporte Comunicaciones y Turismo: Francisco Mario Ubillos, Eduardo Crispo y Eduardo Sampson.
  • Ministerio de Justicia: Fernando Bayardo Bengoa, Julio César Espínola y Enrique Frigerio.
Cada uno de los nombrados fue ministro en distintos períodos y algunos pasaron de un ministerio a otro o a diversas dependencias.
Subsecretarios:
  • Interior: Roberto Augusto Neri, Luis Vargas Garmendia y Jorge Amondarain Mendoza
  • Defensa Nacional: Armando Chiarino Aguirre
  • Relaciones Exteriores: Guido Michelín Salomón, Enrique Delfante, Julio César Lupinacci, Felisberto Ginzo Gil y Heber Arbounet
  • Economía: Ernesto Rosso y Valentín Arismendi
  • Ganadería: Lázaro Gurevich, Juan Carlos Cassou y Tydeo Larre Borges
  • Trabajo: Alfredo Baeza, y Ramón Malvasio
  • Educación: Carlos Alberto Roca, Héctor Mario Artucio, Luis Antonio Menafra y Martín C. Martínez Industria: Elías Pérez
  • Salud Pública: Mario Arcos Pérez, Jorge Nin Vivó y Luis Nicoletti Terchelo
  • Justicia: José Pedro Calatayud Bosch, Heber Arbouet, Juan Pablo Schoeder y Dante Barrios de Angelos.
Los 4 Consejos de Estado que Suplantaron al Parlamento Nacional
La dictadura disolvió ambas cámaras, ilegalizó los partidos políticos e inventó el Consejo de Estado. 113 civiles integraron los cuatro Consejos en distintos periodos:
  • Martín Recaredo Etchegoyen, Aurora Alvarez De Silva Ledesma, Gladys Freire de Addiego, María Luisa Cooghan Sanguinetti, Alberto Demicheli, Aparicio Méndez, Hamlet Reyes, Emilio Siemens Amaro, Julio César Espínola, José Antonio Varela, Jesús Rubio, Daniel Rodríguez Larreta, Juan Rodríguez López, Mario Arcos Pérez, Rodolfo Saccone, Alfredo Lamaison, Mario Gaggero, Raúl Clerc, José Francisco Franca, Osvaldo Soriano, Enrique Viana Reyes, Alfredo Cardoso Arrarte, Eduardo Praderi, Mario Jorge Coppetti y Jorge Spangerberg "legislaron" en el primero.
  • Luego en 1976 se produjeron algunos cambios con la siguiente nómina: Hamlet Reyes, Aurora Alvarez de Silva Ledesma, Mario Arcos Pérez, Mario Jorge Copetti, Julio Cesar Espínola, José Francisco Franca, Mario Gaggero, Eduardo Pradera, Daniel Rodríguez Larreta, Osvaldo Soriano, Enrique Viana Reyes, Jorge Laborde Bercianos, Martín C. Martínez, Willy Patocchi, Blanca Amorós de León de Dutra, José Carlos Brum Cardoso, Marcial Bugallo, Eduardo Crispo Ayala, José Enrique Etcheverry Stirling, Bertrand Gruss, Rafael Ravera Guiria, Pedro P. Rivero, Alberto Rodríguez Marghieri, Jorge Seré del Campo.
  • Asume Gregorio Alvarez en 1981 y se produce otra renovación del Consejo de Estado, que integran estos civiles: Hamlet Reyes, Marcial Bugallo, Federico García Capurro, Eduardo Praderi, Walter Belvisi, Norberto Bernachín, Gervasio González, Adolfo Gutiérrez, Néstor Bolentini, Pedro W. Cersónimo, Wilson Cravioto, Alberto Aguiar, Hugo Amondarain, Fernando Assunçao, Bernardo Barrán, Daniel Barreiro, Domingo Burgueño Miguel, Juan J. Burgos, Eduardo Carrera Hugues, Rodolfo Ciganda, Luis A. Crisci, Waldemar Cuadri, Alfredo De Castro, Milton de los Santos, Eduardo Esteva, Juan Santana Echeverrito, Antonio Gabito Barrios, Manuel Gastelumendi, Carlos A. Gelpi, Alfonso Greissing, Irma Lamanna, Ricardo Milessi, Genero Perinetti y Rubén Riani.
  • Por ultimo la lista es completada por: Jorge Amondarain Mendoza, Maria Ruth Andrade Ochoa, Enrique Arocena Olivera, Dardo Casas del Río, Alberto del Pino Borillo, Luis O. Dini, Juan P. Ferreira, Werther Martínez, Miguel Pereira Serra, Cesalino Silveira, Armando Bahaburu. Bagalciague, Jorge Borlandelli, Gilver Cagnone, Francisco Cantou, Eduardo Galagorri Bruche, Antonio Guerra, Hugo Manini Ríos, Julio César Michelle, Pablo Millar, Daniel Ordóñez, Víctor Ortiz, Miguel Peirano, Ricardo Reilly Salaverry, Emilio Sader, Nelson Simonnetti, Atanasildo Viera y Ariel Villar.
Las 13 intendencias gobernadas por civiles
Si bien hubo varias que -en su momento- estuvieron a cargo de militares, también estos civiles fueron sus titulares:
  • Oscar Racchetti y Juan Carlos Payssé (Montevideo),
  • Bastillo Borgatto (Artigas),
  • Gervasio González (Canelones),
  • Juan José Burgos (Cerro Largo),
  • Pedro Ramos Mañe (Flores),
  • Juan Salaberry Olascoaga y Oribe Pereyra Parada (Lavalleja),
  • Walter Belvisi (Paysandú),
  • Ariel Pereyra y Adolfo Gutiérrez (Rivera),
  • Milton de los Santos (Rocha),
  • Néstor Minutti (Salto),
  • Juan Chiruchi (San José),
  • Norberto Bernachín (Tacuarembó) y
  • Rubén Silveira Zuloaga (Treinta y Tres).
En todas estas -y también en otras- los funcionarios de más alto rango fueron civiles.
Como se puede apreciar en esta extensa nómina -integrada en su inmensa mayoría por representantes de los denominados partidos tradicionales- aparecen quienes han ocupado u ocupan cargos en democracia.
Embajadores Y Representantes
Entre otros cargos de embajadores en la dictadura:
  • Jorge Pacheco Areco, Adolfo Folle Martínez, Carlos Manini Ríos, José Enrique Echeverry Stirling, Edgardo Abella, Raúl Soriano Mesia, Fernando Gómez Fyn, Osvaldo Soriano, Francisco Mario Ubillos, Raquel Lombardo De Bertolaza, Francisco Bustillo del Campo, Buenaventura Caviglia, Álvaro Alvarez, Gastón Sciara Rebollo, Carlos Duarte, Raúl Benavides y Adolfo Silva.
  • Ocuparon los cargos de representantes permanentes de nuestro país ante las Naciones Unidas, Carlos Alberto Roca y Carlos Giambruno; en la UNESCO estuvo Martín C. Martínez y en la OEA Mateo Márquez Seré, Carlos Alberto Roca y Francisco Bustillo del Campo. En una misión muy difícil en aquellas épocas, les tocó representar a Uruguay en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU a Carlos Giambruno, Juan José Real, Zulma Guelman, Luis A. Carrere, Carlos Nadal, Carlos Barroes Oreiro, Álvaro Moerzinger, José Calatayud Bosch, Ruben Díaz Porto y Graziella Dubra.
  • También hubo civiles en Pluna, UTS, ANCAP, OSE, AFE, ANP, ANTEL, BPS, Consejo del Niño, Asignaciones Familiares, Banco Central, Primaria, Secundaria, Enseñanza Técnica, Universidad de la República, etc.
Como se puede apreciar no es del todo correcto hablar de cómplices civiles de la dictadura, porque centenares de ellos la integraron. Desde la Presidencia de la República, ministerios, embajadores e intendencias para abajo.
El presente informe fue elaborado en base al abundante material que al respecto existe en la Biblioteca Nacional.
[Fuente: Por Walter Cruz (Carta Popular), COMCOSUR al día, Montevideo, Ury, 25dic07]










.

sábado, 24 de junio de 2017

Yo?... argentino





Samuel Blixen
2 Junio, 2017

Diversos organismos profundizaron la crítica al gobierno por su política sobre las violaciones a los derechos humanos en dictadura. A la ausencia de representantes del Poder Ejecutivo en la audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh), que sesionó en Buenos Aires (donde se denunció el estancamiento de cerca de 300 causas judiciales y la inoperancia de las investigaciones sobre las amenazas de muerte del llamado “Comando Barneix”) se sumó ahora la denuncia sobre la ausencia del Estado uruguayo reclamando, como parte civil, la apelación ante los tribunales romanos, de la sentencia que eximió de culpa al capitán Jorge Tróccoli y otros 12 oficiales en la desaparición de uruguayos de origen italiano en el marco del Plan Cóndor.
Al primer cuestionamiento, el canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa aseguró que el gobierno “no fue citado” a la audiencia de Buenos Aires, pero Raúl Olivera, coordinador del Observatorio Luz Ibarburu, reveló que en Buenos Aires se leyó una carta en la que la cancillería aceptaba la invitación. Nin Novoa había dicho que la Cidh había convocado al Poder Judicial y al Parlamento y que ambos organismos estatales declinaron concurrir porque “no tenían nada que decir en este caso”. Olivera apuntó que la actitud del canciller confirma que el Estado tiene, en lugar de una mirada global sobre el tema, “una visión balcanizadora”. La Institución Nacional de Derechos Humanos reclamó perentoriamente una explicación de por qué el Estado no se hizo presente en la audiencia de la Cidh, ausencia que, según Mirtha Guianze, “nunca había ocurrido hasta ahora”.
Sobre la afirmación de que el gobierno no había sido invitado, el canciller argumentó en rueda de prensa que “el Estado uruguayo ha dado pruebas fehacientes de lo que le importan los derechos humanos y del respeto a los mismos”. Al cierre de esta edición la cancillería dio a conocer un comunicado en el que afirma que es potestad del gobierno asistir a las audiencias, y que en este caso, aunque no concurrió, envió documentación.


Jorge Troccoli
Sin embargo, aumentando las sospechas sobre el verdadero alcance de la política gubernamental, también se supo que el Estado uruguayo declinó ser integrante de la parte civil que apeló, junto con representantes de familiares de las víctimas, la resolución del Tercer Tribunal de Asís, en Roma que, aun cuando condenó las prácticas terroristas de los estados miembros del Cóndor, declinó condenar a 13 oficiales uruguayos implicados en desapariciones de ciudadanos de origen italiano, entre ellos a Jorge Tróccoli, cuyo pedido de extradición, después de su fuga, tuvo un azaroso trámite que le permitió eludir la cárcel.
La apelación fue presentada por fiscales italianos, que esperan que en un año y medio el tribunal decrete el procesamiento de los uruguayos inculpados. La parte civil acompañó la apelación en el trámite que le corresponde, es decir, el reclamo de compensaciones, con lo que podrán aportar nuevos elementos de prueba. En particular el gobierno uruguayo podría presentar los nuevos elementos surgidos del estudio de archivos de Fusileros Navales (Fusna) cuyos oficiales participaron en los operativos que culminaron con la desaparición de varios uruguayos; en particular podría desmontar la argumentación del tribunal italiano, de que los oficiales no tenían necesariamente que conocer el destino final de los detenidos después desaparecidos. Pero se abstuvo de incorporarse a la demanda de apelación.
De hecho, el Estado no está representado en Roma, desde que fue cesado en sus funciones el abogado italiano Fabio Galiani, que lo representó desde que se inició el trámite de extradición de Tróccoli. La actuación de Galiani había sido particularmente criticada por organismos de derechos humanos y familiares denunciantes. Tras su cese, familiares de las víctimas interpusieron ante el Ministerio de Defensa Nacional un pedido de acceso a la información para conocer los términos del contrato que vinculó a Galiano con Uruguay. Según supo Brecha, el ministerio habría negado la información, aduciendo confidencialidad, pero, reclamando ante la justicia, un magistrado ordenó que se aportara la información. Al parecer, según trascendió, no existió contrato escrito y sólo se pudo saber de uno o varios pagos, por 600 mil euros, aunque no está claro si es por la totalidad de los servicios. El Estado uruguayo hasta ahora no ha designado a un nuevo abogado para que lo represente en las decisivas instancias de apelación.




INDDHH pidió a Estado que explique por qué no concurrió a audiencias de la CIDH; Nin Novoa dijo que Ejecutivo no fue citado

31 • mayo • 2017
Santiago Sánchez

Tras cinco días de silencio, el Poder Ejecutivo se refirió, por intermedio de su canciller, Rodolfo Nin Novoa, a su ausencia en las audiencias que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) llevó a cabo en Buenos Aires el jueves 25. Según aseguró el jerarca durante la gira que encabeza el presidente Tabaré Vázquez, que ahora se encuentra en Austria, la convocatoria a estas audiencias no estaba destinada al Poder Ejecutivo: “Se le hizo una convocatoria a la Suprema Corte de Justicia, al Parlamento y a las organizaciones sociales. Ambos [organismos estatales] decidieron que no tenían nada que aportar en este caso y no fueron. Al Poder Ejecutivo, no [lo convocaron]”, respondió en una rueda de prensa.

El canciller agregó que “el Estado uruguayo ha dado pruebas fehacientes de lo que le importan los derechos humanos y del respeto a los mismos”, y enumeró: a “la libertad de expresión, de prensa, las posibilidades de oportunidades y de trabajo, el castigo a los culpables a las violaciones de derechos humanos”. “Si algo ha hecho el gobierno uruguayo ha sido preocuparse de este tema”, aseguró.

El coordinador ejecutivo del Observatorio Luz Ibarburu, Raúl Olivera, expresó su disconformidad con los dichos del canciller, al punto de sostener que sus propias palabras “son una prueba más de lo que nosotros denunciamos”. Dijo que “el Estado uruguayo, en lugar de tener una mirada global de las responsabilidades, que no son de los poderes sino del Estado en su conjunto, tiene una visión balcanizadora” del tema. “No se trata de tirarle el sayo a otro poder. La comparecencia debe ser en representación global del Estado, y no interesa quién tiene que cumplirlo”, agregó Olivera, quien señaló que la visión de Nin Novoa es “equivocada”. Como si fuera poco, recordó que el Estado uruguayo había respondido por escrito a la convocatoria a la audiencia, en una carta que fue leída allí, que, según aseguró, decía: “Aceptamos la invitación”. La carta, dijo, fue firmada por la propia cancillería.

También preocupada por la ausencia del Estado en las audiencias, la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo (INDDHH) le envió otra carta a la cancillería, en la que le solicita, en un “plazo máximo de cinco días hábiles”, que responda acerca de “los motivos de la no participación de las instituciones del Estado uruguayo involucradas en los asuntos tratados en las citadas audiencias convocadas por la CIDH”. La carta recuerda que “las audiencias temáticas forman parte de las herramientas con las que cuenta el Sistema Interamericano de Derechos Humanos y constituyen instancias importantes de diálogo e intercambio”. Además, sostiene que resulta “preocupante” la ausencia de la “institucionalidad estatal de Uruguay” (lo que incluye a “todos los organismos públicos que ejercen el poder del Estado”) en encuentros que “abordan temas de alta importancia para la democracia del país, y que se relacionan directamente con sus obligaciones asumidas en el marco del Sistema Interamericano de Derechos Humanos”.

En opinión de uno de los integrantes del Consejo Directivo de la INDDHH, Juan Faroppa, las declaraciones de Nin Novoa a la prensa no pueden ser consideradas una respuesta válida para la institución. “Las declaraciones a la prensa son sólo eso. Son importantes, pero una institución no puede manejarse en base a eso. Estamos esperando que nos contesten formalmente lo que se les preguntó formalmente, y no tenemos ningún elemento para pensar que no se nos va a contestar”, dijo.


El Sr. ministro se vuelve a equivocar

01 • jun. • 2017
Milton Romani Gerner

La representación del Estado uruguayo en el exterior, y particularmente en los organismos multilaterales, es responsabilidad del Ministerio de Relaciones Exteriores. Las invitaciones que se cursan, destinadas a cualquier repartición o poder del Estado, se hacen por intermedio de las misiones en el exterior, que las remiten a la Dirección General de Asuntos Políticos, al Departamento de Asuntos Multilaterales y, en este caso, a la Dirección de Derechos Humanos. No es un trámite administrativo. Es un mecanismo que asegura que el Estado uruguayo no esté omiso en ninguna instancia. Luego, es una decisión política estar o no estar presente.

En el caso de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), toda invitación es enviada a la Misión Permanente ante la Organización de Estados Americanos, que hace un seguimiento puntilloso y responsable de la actividad de todo el Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

Siendo Uruguay uno de los estados que más han defendido la autonomía e independencia de la CIDH y que han apoyado su acción en forma inclaudicable, la misión tiene una relación privilegiada en el diálogo, contacto y actividad de este organismo. Todos los comisionados y el equipo de la CIDH consideran a Uruguay un país amigo y colaborador. Esto, precisamente, fue lo que generó la dolorosa sorpresa expresada por su comisionado Francisco Eguiguren en la apertura de la 162ª audiencia de la CIDH.

El Ministerio de Relaciones Exteriores no es un mensajero. Tiene, incluso, la obligación política de recomendar a quien ha sido invitado a estas actividades a concurrir, y persuadirlo (respetando la separación de poderes) de que lo haga. En última instancia, se hacen las consultas pertinentes para que un representante diplomático, enviado especialmente o residente en el lugar de la convocatoria, se haga presente y brinde información, aun escrita, de lo que sea discutido en el encuentro.

De alguna manera, haber enviado una nota es una forma de respuesta. La peor posible. Poco elegante, para decir lo menos. Políticamente significativa, para ser más precisos.

El argumento de que hay poderes del Estado que “no tienen nada que aportar” es insólito. Para la honorabilidad de la CIDH, para las organizaciones peticionantes y para todos los ciudadanos del país.

La tradición de Uruguay en derechos humanos no es lo que está en cuestión. ¿O sí? Hay que ir a escuchar para saber si estamos o no en falta, y dialogar sobre reparar algunas prácticas que impiden la salvaguarda de derechos. Señor canciller: los estados ceden soberanía para ser evaluados cuando violan derechos humanos o no los protegen, e incluso cuando no los promueven. Y los ciudadanos y ciudadanas pueden recurrir a estos organismos supranacionales a pedir amparo.

¿Es pensable que Uruguay no se presentara al examen periódico universal de derechos humanos que realiza la Organización de las Naciones Unidas en Ginebra, bajo el argumento de que siempre respetó los derechos humanos y que no tiene nada que aportar? Todos los organismos multilaterales de derechos humanos realizan evaluaciones de los estados y le dan participación a la sociedad civil para conocer las denuncias u opiniones disímiles. Los estados serios concurren siempre. Esa ha sido nuestra tradición. Lo dicho: cualquier tercer secretario o escalafón más bajo de la carrera diplomática sabe que nunca, nunca, la silla de Uruguay puede estar vacía, aunque más no sea para escuchar y tomar nota.

Esperemos que esto haya sido sólo un error y que no marque un antecedente. Estamos a tiempo de reparar. No sé cómo. No es por el camino de las explicaciones que el señor ministro ha ensayado.

En octubre la CIDH sesionará en Uruguay. La rotación de sesiones en los países signatarios del Pacto de San José de Costa Rica fue una sugerencia, entre otros, de Uruguay, para quebrar la práctica de hacerlas siempre en Washington DC (teniendo en cuenta que Estados Unidos no ratificó la Convención Interamericana de Derechos Humanos). Se necesita generar un clima amable.








viernes, 23 de junio de 2017

La gran mentira




>>> Mujica: La gran mentira



>>> Leyó pa no meter la pata

video


>>> Quién te dice!


>>> Finanzas de la orga



El excomisario Eduardo Vica Font dijo en Rompkbzas que había 6 grupos delictivos, "dos bandas que no tenían nada que ver con las Tupabandas que no terminamos de identificar plenamente. Hay personas procesadas, otras que fallecieron o murieron en intercambios de disparos".

"Fírmelo, amigo. Yo no hablo por hablar", dijo, confirmando que las bandas estaban integradas por integrantes del MLN.

Sobre el conocimiento de los hechos de Mujica y Huidobro, Vica Font destacó que "eso lo dijo la exnovia de un colombiano que murió en la casa de citas Goes, luego estaba la que comandaba Luis Alberto Oriol, un 'tupa' reconocido que incluso integró las tropas cubanas en el Congo. Otero, el dueño del bar, habló de Fernández Huidobro y ahí fue la primera vez que escuché sobre Mujica. En esa época pasábamos a la Justicia cuando teníamos semiplena prueba. Yo no logré la semiplena prueba", agregó Vica Font.

El expolicía Vica dijo que alguien con jerarquía dentro de la Policía "le sugirió que abandonara las investigaciones. Yo acepté porque no había apoyo. De ahí a que me hayan ordenado, es otra cosa. Yo siempre fui un subalterno de decir 'sí señor, pero' y eso me causó problemas. Recurrían a mí cuando la cosa se ponía complicada. En un año liquidamos el tema", agregó.

Contó que la última banda cayó en el año 2000 en la esquina de Islas Canarias y Garzón y estaba integrada por algunos tupamaros históricos. Según el reporte de LR21 de la época, el tiroteo se dio el viernes 24 de marzo del 2000: "Sobre las 17 horas se desató una infernal balacera sobre la calle Islas Canarias y la avenida Garzón, entre personal de la Brigada de Asaltos y los pistoleros. La intervención policial fue el corolario de un procedimiento iniciado por la presencia de un auto que despertó sospechas, estacionado sobre la primera arteria de tránsito nombrada".

"Hasta el rodado, sobre el cual se estableció que tenía las matrículas cambiadas, llegó una camioneta Fiat Fiorino, que tenía puestas las patentes del Fiat Uno, ocupada por tres individuos. Uno de ellos descendió de él armado con una metralleta, mientras que los restantes lo hicieron con bolsos. En ese momento entraron en acción los funcionarios, quienes al identificarse como tales fueron atacados por el poseedor de la metralleta", cuenta la crónica de LR21.

Vica Font expresó: "dígale a Bonomi de mi parte, que estoy retirado y jubilado, soy un ciudadano común. Yo elijo las órdenes que cumplo. Es lo mismo que ahora si un policía no cumple las órdenes, él lo cuelga en la plaza. Fue lo que pasó con el policía infiltrado en la reciente marcha estudiantil. Incumplió una orden y fue sancionado".
El 17 de junio el Ministerio del Interior, a través de una investigación administrativa de urgencia, determinó que un policía presente en la marcha estudiantil del pasado 9 de junio "no respetó el protocolo operativo" en lo relacionado a su identificación como Policía y el uso de cámaras filmadoras adecuadas y lo sancionó.
El expresidente José Mujica dijo a Telenoche que "Vica Font sabe de clínicas clandestinas", Bonomi no lo nombró pero señaló que "no estaban muy investigadas". "Habría que preguntarle a quien era el responsable de la investigación por qué no se investigaba", manifestó.
El expolicía les contestó en Rompkbzas: "Conozco de clínicas clandestinas, yo fui policía. Pero yo era jefe de Hurtos y Rapiñas, tenía que ver con ladrones, eso otro tenía que ver con Orden Público, yo no como en plato ajeno. Le levantaron mal la quiniela a Mujica en esta. Yo voy a un juzgado si quieren".

Fernández Huidobro le reconoció a Aureliano Folle que hablaba con la banda de la calle Grecia, dijo Vica Font. "¿Qué lo que digo no es cierto? No. No lo puedo probar", dijo.

El exfuncionario estimó que el botín general no fue más de uno o dos millones de dólares en total, contando las bandas, las polibandas y las tupabandas, logrado en estos violentos asaltos de la década de los 90's. "En la última banda que descalabramos en 2000 cayó (Rudemar Luis) Carbajal Monroe, un 'tupa' reconocido que se lo apodaba 'El Pájaro', que entró tirándole a todo lo que tenía vida en (setiembre del 1998 en la agencia del BPS del) Parque Posadas", dijo Vica. Los autores -menos uno- murieron en el tiroteo, pero por las armas y el modus operandi, fue la misma banda que asaltó el BROU de La Paloma. "Ese estilo era único de Carbajal Monroe. Ni siquiera de sus cómplices", dijo. Carbajal Monroe utilizó una cédula falsa que primero despistó a los efectivos que investigaban, a nombre de Ruben Sánchez Soria. El otro fallecido fue Wilde Almada Yorda.

Según consigna la crónica de LR21 del 27 de marzo del 2000, Juan Emilio Pérez Navarro, el sobreviviente, fue procesado con prisión por "un delito de asociación para delinquir en reiteración real, con un delito de homicidio en grado de tentativa".

El tiroteo se dio poco antes de que los delincuentes asaltaran un camión blindado que se acercaría al lugar pocas horas después.

Contó que en los allanamientos se encontró material vinculado al MLN. "Lo que me llamó la atención fue que en ninguna de las casas había algo nuevo. ¿Dónde estaba la plata?, ¿Qué se hizo? En los allanamientos de las bandas de policías encontramos cosas nuevas, un televisor, etc. Pero en estos casos nada, ni una birome. Llevaban 6 años asaltando bancos. ¿Dónde estaba la plata?", se preguntó.

En el allanamiento que nombra Vica Font se incautó "un chaleco antibalas y dos revólveres calibre 38 que habían sido hurtados a principios de este año durante un asalto a la sucursal del Banco de Crédito, ubicada en las calles Amazonas y Orinoco. También apareció una gran cantidad de cartuchos de armas de grueso calibre, material utilizado para la fabricación de granadas caseras y matrículas de automóviles falsas. En el fondo de la casa había un auto denunciado como hurtado en Montevideo", afirma la nota de la época.

"Gastamos todo el tiempo desarmando esas bandas poniéndolos a buen cobijo en el penal. Después del 98 no hubo otro asalto más, salvo el de Carbajal Monroe en el 2000", sentenció el policía.

Habría que haber seguido la ruta del dinero con tiempo y con paciencia podría haber llevado a aclarar los hechos, dijo. Vica Font aseguró que poco tiempo después de haberle sido "sugerido" el abandono de la investigación, decidió retirarse.
.